Una aventura en estado líquido